Jamón cebo de campo loncheado Reserva del Olimpo

  • % raza ibérica % raza ibérica 75 %
  • alimentación alimentación cebo de campo
  • meses curación meses curación 26
  • % ácido oléico % ácido oléico 52 %

Un formato de lujo para saborear un jamón ibérico que se deshace en el paladar. Un regalo arrebatador.

Contiene un jamón entero loncheado a mano y envasado al vacío: 30 bolsas de 100 gramos netos de jamón ibérico de cebo de campo cada una, más dos bolsas de taquitos.

scroll
(En stock)
299.00

cantidad

1
añadir al carrito
Detalles de producto

Los jamones de cebo de campo Reserva del Olimpo se alimentan de legumbres, cereales, bellotas y hierbas y se crían en libertad.

Una alimentación controlada desde su nacimiento y las condiciones climáticas y topográficas de la dehesa de Extremadura, aportan un dulzor especial a la carne con el que se alcanza un punto de sabor inolvidable.

Ideal para sacar el máximo rendimiento a una pata de jamón, a la vez que se disfruta de un corte profesional, que consigue cada loncha de jamón con un grosor y tamaño que resultan agradables en boca y que ayudan a extraer todos los matices del jamón ibérico.

Como regalo, es perfecto. La caja, con una textura exterior que recuerda a la piel, cierra frontalmente como un cofre. El cierre del cofre va lacrado en color oro, convirtiendo cada caja en única, y haciendo de la apertura una experiencia muy especial e irreversible, reservada sólo para el destinatario.

Las bolsas son, además de elegantes, de gran calidad, lo que asegura un envasado al vacío que mantiene inalteradas las cualidades del jamón ibérico durante más de 8 meses. Además, cada bolsa contiene 100 gramos presentados en dos capas independizadas mediante un separador de fácil extracción, evitando que las lonchas se amontonen y facilitando que una bolsa se consuma en más de una vez. Las bolsas contienen un cierre adhesivo que permite volver a guardar lo que no se haya consumido.

CONSERVACIÓN:

Las bolsas de jamón deben conservarse en el frigorífico y consumir a temperatura ambiente.

Lo ideal es sacar la bolsa del frigorífico varias horas antes del consumo, permitiendo que alcance la temperatura ambiente de forma natural y paulatina. Si esto no es posible, se puede poner la bolsa bajo el grifo de agua templada (nunca caliente) durante unos segundos hasta que veamos que el contenido ha perdido el frío (el jamón comienza a "sudar"). En ambos casos, extraer el contenido de la bolsa varios minutos antes del consumo.

Esta web usa 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Navegar por este sitio implica la aceptación del uso de 'cookies'.

saber más